Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Fe’ Category

Estoy emocionada; ha sido un día asombroso. Cuando servimos al Señor es muy interesante ver cómo Él guía nuestros pasos, como cada detalle es parte de su plan.

El primer jueves de mayo en los Estados Unidos es el Día Nacional de Oración. No lo había recordado; pero leí un mensaje en Facebook del hermano Franklin Graham que me alertó.

Como de costumbre, le había preguntado al Señor qué historia debía poner para esta semana. Tengo historias que están «en fila», esperando su turno. Una de las historias era acerca de Jorge Müller, con hermosos dibujos hechos por nuestro amado hermano Absalóm de Costa Rica.

Jorge Müller vivió hace 200 años. Albergó a más de 10.000 niños en los orfanatos que fundó. Es increíble, ¿verdad? Pero lo más increíble es esto: ¡lo hizo todo basado en la oración! Nunca pidió ayuda a nadie, sólo a Dios. Se levantaba temprano cada mañana para orar.

Te recomiendo de todo corazón que trates de conseguir una biografía sobre su vida. ¡Es una lectura asombrosa! Puedes buscar también información en internet. Busca por el nombre Jorge Müller. En Wikipedia hay algo de información; en YouTube hay videos.

El Señor Jesús dirigió mis pasos

Los jueves, normalmente no salgo, sino que me dedico a publicar la historia. Este día resultó diferente. Tuve que salir para hacer una diligencia para una amiga en Bolivia. Decidí aprovechar mi salida a la ciudad. Entre otras cosas, me toca renovar mi pasaporte.

Me vestí de lo mejor para lucir bien en la foto. Tenía que hacerlo en la oficina de correos. Había pedido indicaciones para llegar allá, y le pedí al Señor Jesús que me ayudara. Fui conduciendo por la calle que me habían indicado; al fin pensé que había ido demasiado lejos. Decidí dar la vuelta. Al cambiar de dirección pasó algo increíble. ¡Con el ojo derecho vi lo que buscaba! Allí estaba la oficina de correos, ¡justo frente a mí! «¡Gracias, amado Jesús!» El Señor me hizo dar la vuelta en el momento exacto.

Me emociona Jorge Müller

¿Por qué estoy emocionada? Estoy feliz porque en el Día de Oración voy poner una historia sobre un hombre que vivió y respiró oración. ¡Cómo quisiera que puedas leer la historia de su vida! Quisiera que todos nos inspiremos a confiar tan plenamente en Dios como lo hacía Jorge Müller.

Esta mañana, el Espíritu Santo trajo a mi mente la promesa de Jesús, que si pedimos algo en su nombre, lo hará.

De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré. Juan 14:12-14

Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho. 1 Juan 5: 14,15

Jorge Müller sabía que estaba haciendo la voluntad de Dios. Dios le había hablado de que abriera hogares para tantos niños huérfanos que había en Bristol, Inglaterra, así que podía venir con confianza ante el trono de Dios.

La historia de hoy es acerca de lo que pasó un día en que los niños vinieron a desayunar y las mesas estaban vacías. «Demos gracias a Dios por el desayuno», dijo Müller. Lee La Perlita y verás lo que pasó.

Titulé mi historia: «El desayuno del cielo». ¡Eso es lo que era!

Dios es el «Padre de los huérfanos», «la ayuda de los huérfanos».
Salmo 68:5; 10:14

Un día de oración diferente

Este ha sido un día de oración diferente y maravilloso. No es que haya estado de rodillas todo el día. La oración es eso; pero es mucho más. La oración es una relación con el Padre. Lo que el oxígeno es para el cuerpo físico, la oración es para la vida espiritual. No tenemos que pensar cada segundo: «Ahora tengo que respirar». ¡Acabas de hacerlo! ¡Es natural! Así funciona la oración en nuestra relación con el Padre. Es un compañerismo constante y maravilloso, en que «respiramos» nuestra preocupación por nuestros familiares y amigos. Hoy, uno por uno, han pasado por mi mente, como oración al Padre, individuos y familias que llevo en mi corazón. Tengo muchísimos que presento ante el trono de Dios.

Oré hoy con Cristina, nuestra excelente colaboradora en el Perú, y le dije que me sentiría feliz si pudiera tener un milésimo de la fe y dedicación de este hombre de oración. Él ha sido un ejemplo a seguir por muchos años. No es extraño que sienta que éste ha sido un maravilloso día de oración. Estoy admirada por lo que Dios hace. Toda la gloria sea para Él, que me ha llevado a poner hoy la historia de Jorge Müller. Es mi oración que sea una semilla que lleve fruto, así como produce fruto una semillita de mostaza, que se convierte en un árbol en que pueden anidar los pajaritos.

¡Que Dios aumente tu fe para que hagas cosas increíbles en su nombre!

Nuevas tarjetas para el Día de las Madres, en Caja de Ideas.

La Perlita 367

Historia: 367 El desayuno del cielo

Historia en color: 367 El desayuno del cielo color

Hoja para colorear: 367 Jorge Muller

Póster: 367 Poster Salmo 10_14

Láminas: Jorge Muller CO    Jorge Muller GR      Jorge Muller BN

Multimedia:  PPT Jorge Muller       PDF  Jorge Muller

Actividad: 367 Papá de miles

Respuesta:

Read Full Post »

«Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.» Santiago 5:16

Santiago nos informa que Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y «oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses». Después, volvió a orar «y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto». (vv. 17,18)

¡Qué gran hombre de Dios! ¡Qué gran fe! Pero la fe está disponible para cualquiera, y el poder de Dios se manifiesta en cualquiera que tiene fe. La historia de hoy es de una niña que tuvo más fe que los adultos. El pueblo campesino de donde ella vivía necesitaba lluvia. Todos decidieron ir a la iglesia a orar por lluvia. La única que realmente tuvo fe en que Dios les enviaría lluvia fue una niña llamada Panchita. ¡Lee la historia y verás!

Pide Marcos 11 2425

En mi oración esta mañana, al pedir una palabra para compartir con ustedes «mis» amados padres y maestros, el Señor puso en mi corazón Marcos 11:24,25. Al pedir debemos creer que recibiremos nuestro pedido, y nos vendrá. Pero allí no termina la enseñanza. Al orar, debemos perdonar. Muchas veces no recibimos respuesta porque hay amargura y rencor en nuestro corazón.

«Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti,  deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.» Mateo 5:23,24

  • PIDE – Mateo 7:7-12; Marcos 11:24
  • CREE – Mateo 21:22; Marcos 9:23,24
  • RECIBE – Mateo 7:8
  • PERDONA – Marcos 11:25; Mateo 5:23-26; 18:21;
  • NO DUDES – Santiago 1:6; Mateo 21:21; 17:20; Lucas 17:6

El versículo clave es una promesa de bendición. Cuando «descubrí» este versículo mi esposo y yo nos habíamos mudado de Huancayo, Perú, a la ciudad de Chaclacayo. El problema que había en la casa que alquilamos era escasez de agua. Algunos jóvenes nos habían acompañado para ayudarnos con la mudanza (uno de ellos era Marco, que ahora es el padre de Cristina, que hace los dibujos para La Perlita; parece increíble).

Después de tomar el desayuno tuvimos un momento de lectura bíblica y oración. Leímos Éxodo 23. Yo di lectura, y cuando llegué al versículo 25, «Adora al SEÑOR tu Dios, y él bendecirá tu pan y tu agua», di un grito de júbilo. Fue como si Dios me hablara directamente del cielo, diciendo que no me preocupara, que no faltaría el agua. Y no nos faltó agua el tiempo que vivimos en esa casa. ¡A Dios sea la gloria!

No sé qué milagro necesitas hoy; pero estoy segura de que Dios quiere bendecir tu fe y darte el milagro. Quizá no llegue como tú lo imaginas; pero Dios, que sabe lo que es mejor, te lo dará en su tiempo y como Él lo designe. Espero que el mensaje de hoy te inspire. ¡Dios bendiga tu vida!

niña paragua4

 

Haz clic para la historia:

La Perlita 270 La fe de Panchita

Historia en color: 270 La fe de Panchita color

Hoja para colorear: 270 Panchita

Póster: 270 Poster Ex 23_26

Actividad: 270 Bendicion Actividad

Respuesta:

 

270 respuesta

 

 

 

Read Full Post »

¿Qué tiene que ver la fe con la mostaza? Pues, ¡ya verás!

En el transcurso de mi vida he visto muchos milagros. El primero y más maravilloso fue el día en que, de niña, recibí a Cristo como mi Señor y Salvador. ¡No hay milagro más grande! Otro milagro que recuerdo de mi niñez es cuando Dios me sanó milagrosamente de alegrías. El milagro más sorpresivo fue cuando Dios me hizo crecer una pierna que estaba un poco más corta que la otra y que siempre me había causado mucho dolor de espalda. Eso sucedió en la víspera de mi cumpleaños. ¡Qué lindo regalito que me vino del cielo! Yo podría llenar página tras página de testimonios de las maravillas que Dios ha obrado en mi vida. No es porque yo tenga gran fe sino porque la Persona en quien he depositado mi fe es grande. Pienso que mi fe ni siquiera alcanza al tamaño de un grano de mostaza.

A veces pensamos que debemos tener mucha fe para ver milagros. Jesús dijo que basta que la fe sea tan pequeña como un grano de mostaza, y que nada nos será imposible. Lo importante es en quién ponemos nuestra fe. Algunos ponen su fe en la fe (pensando que el milagro depende del tamaño de la fe). ¡No! Debemos poner la fe en nuestro grande y poderoso Dios para quien nada es imposible.

Me inspiré la historia de hoy al pensar en lo que Jesús enseña acerca de las semillas de mostaza. Incluyo aquí una copia de los pasajes.

El grano de mostaza

Este mes de septiembre rendimos homenaje a Chile y México y los países de Centro América que celebran las Fiestas Patrias. En hermanamargarita.com/Fiestas Patrias hay una hoja de actividad para cada uno de los países. También están disponibles en Caja de Ideas.

Paises septiembre

Sombras, ¡nunca más! Cristina y yo seguimos corrigiendo los problemas causados por sombras en los títulos de las historias. Una novedad que será el resultado de todo este trabajo es la organización de las historias por temas. Voy a poner todas las historias en HermanaMargarita.com organizadas de tal modo que el maestro y los padres puedan buscar historias por temas cuando las necesiten para ilustrar alguna enseñanza. Espero que para fin de año tenga esto listo. Creo que va a ser de mucha ayuda. Será otro granito de arena que contribuyo…

Dios los bendiga, mis queridos padres y maestros, para que siempre sigan esforzados y animados en la gran obra de Dios. Nuestros esfuerzos a veces nos parecen solo como granitos de mostaza en el vasto panorama de la vida; pero en las manos de nuestro poderoso Creador y Maestro lo más pequeñito se transforma en algo grande, para su honra y gloria.

196 granos de mostaza

Haz clic para la historia:

La Perlita 196 – Las semillitas de mostaza

La historia en color:

Las semillitas de mostaza

Hoja para colorear: Granos de mostaza

Póster: La fe

Actividad bíblica: Fe y mostaza

Respuesta:

Si tienen fe tan pequeña como un grano de mostaza, para ustedes nada será imposible. Mateo 17:20

Read Full Post »

Todo es posible

Hace unos días tuve una llamada muy alentadora. Uno de mis «muchachos» de mi escuela dominical en Huancayo, Perú, en los años sesenta me llamó por teléfono desde Lima. En la conversación llegamos al tema del profeta Elías y la oración que hizo para que no lloviera.

Elías vivía en la época del muy malvado rey Acab y la idólatra reina Jezabel.

Acab había edificado un templo al dios Baal y había hecho una imagen a Asera. Posiblemente Elías se basó en la ordenanza de Dios a los israelitas, de que si ellos adoraban a otros dioses, Él les cerraría el cielo para que no lloviera.

«¡Cuidado! No se dejen seducir. No se descarríen ni adoren a otros dioses, ni se inclinen ante ellos, 17 porque entonces se encenderá la ira del Señor contra ustedes, y cerrará los cielos para que no llueva; el suelo no dará sus frutos, y pronto ustedes desaparecerán de la buena tierra que les da el Señor. 18 Grábense estas palabras en el corazón y en la mente; átenlas en sus manos como un signo, y llévenlas en su frente como una marca. 19 Enséñenselas a sus hijos y repítanselas cuando estén en su casa y cuando anden por el camino, cuando se acuesten y cuando se levanten; 20 escríbanlas en los postes de su casa y en los *portones de sus ciudades.» Deuteronomio 11:16-20, NVI)

Mi muy estimado «muchacho» me hizo recordar cómo fue con el primer campamento que organicé para los niños. Era en tiempo de lluvia y estaba lloviendo. El camino al campamento era de tierra y se hacía barro, muy imposible para pasar sin peligro con los niños. Si no dejaba de llover tendríamos que cancelar los planes.

El primer campamento en Ahuac, Perú
Lema: Conocer a Cristo y hacerlo conocer

Oramos al Señor que detuviera la lluvia, ¡y Dios lo hizo! Dejó de llover y pudimos hacer el campamento. Yo lo había olvidado; pero esa experiencia ha acompañado a mi querido hijo espiritual durante toda su vida, recordándole el poder de Dios.

La historia de hoy es de unos muchachos que fueron de excursión y oraron que Dios les diera sol en lugar de lluvia. ¡Y Dios lo hizo!

Elías era un hombre con debilidades como las nuestras. Con fervor oró que no lloviera, y no llovió sobre la tierra durante tres años y medio. 18 Volvió a orar, y el cielo dio su lluvia y la tierra produjo sus frutos. (Santiago 5:17-18)

Para Dios todo es posible. Elías no era un súper-hombre. Tenía las mismas debilidades que nosotros; pero oró con fervor. Confiemos sin dudar en el poder de nuestro Padre.

Cuando mi padre estaba construyendo la Casa de Oración en Tarma, en tiempo de lluvia, Dios hizo el milagro que sólo llovía en las noches. Ni un día tuvieron que detener la construcción debido a la lluvia. Los que conocen el clima en la Cordillera de los Andes comprenden que fue un gran milagro. Otro milagro fue la provisión de dinero para pagar a los obreros. Muchas veces el viernes mi padre les decía que quizá no habría trabajo el lunes porque no tenía dinero para pagarles; pero cada semana Dios proveía milagrosamente.

«Tengan fe en Dios —[dijo] Jesús—. 23 Les aseguro que si alguno le dice a este monte: “Quítate de ahí y tírate al mar” , creyendo, sin abrigar la menor duda de que lo que dice sucederá, lo obtendrá. 24 Por eso les digo: Crean que ya han recibido todo lo que estén pidiendo en oración, y lo obtendrán.» (Marcos 11:22-24)

«Si ustedes tuvieran una fe tan pequeña como un grano de mostaza… podrían decirle a este árbol: “Desarráigate y plántate en el mar” , y les obedecería.» (Lucas 17:6)

Quiero animarte a confiar en nuestro poderoso Dios. Ten fe en el Señor porque nada es imposible para Él. Podemos poner en sus manos lo grande y lo pequeño, y a cada uno nos trata como si fuéramos la única persona en el universo. Esa es la clase de relación personal que podemos tener con nuestro Padre celestial.

Haz clic para la historia: 132 Un paseo inolvidable

Historia en color: 132 Un paseo inolvidable color

Hoja para colorear: 132 La excursion

Hoja de actividad: Todo es posible

Respuesta: Con fe como un grano de mostaza nada les será imposible

Nueva serie de lecciones

 www.hermanamargarita.com

Read Full Post »

La fe de una niña

Tengo un vívido recuerdo de la vez que «descubrí» el versículo bíblico que acompaña la historia de hoy. Mi esposo y yo nos habíamos mudado de Huancayo, Perú, a la ciudad de Chaclacayo. El problema que había en la casa que alquilamos era escasez de agua. Algunos jóvenes nos habían acompañado para ayudarnos con la mudanza. Después de tomar el desayuno tuvimos un momento de lectura bíblica y oración. Si mal no recuerdo yo fui la que di lectura, de Éxodo 23.

Cuando llegué al versículo 25, «Adora al SEÑOR tu Dios, y él bendecirá tu pan y tu agua», di un grito de júbilo. Fue como si Dios me hablara directamente del cielo, diciendo que no me preocupara, que no faltaría el agua. Y no nos faltó agua el tiempo que vivimos en esa casa.

Dios también proveyó el pan. No sabíamos de de dónde vendría el dinero para pagar el alquiler; pero Dios se encargó también de ese asunto. Un comerciante, amigo de mis padres, nos ayudó. De paso tengo que contar una historia que tiene que ver con él. Algunos años antes, cuando mis padres habían abierto una pequeña librería evangélica, yo les ayudaba en atenderla. Este amigo nos dio máquinas de escribir a consignación para venderlas.

Me hicieron un «cuento» de los grandes. Un caballero venía cada tarde a mirar una de las máquinas y se mostraba muy interesado. A dos cuadras de la librería había un colegio internado y me dijo que allí tenía una sobrina que necesitaba una máquina de escribir. Me pidió el favor de poder llevarla para que ella la viera. Como garantía iba a dejar sus «cosas» (un costal) conmigo y a un muchachito que las cuidaría.

Ese hombre se había ganado mi confianza y en mi «timidez» de la juventud me daba vergüenza negarle el pedido. Se fue con la máquina. Pasó la tarde y no volvía. Al fin le dije al muchachito que ya podía irse y que yo cuidaría ese costal. Cuál no fue mi sorpresa y desconcierto cuando descubrí el contenido: ¡aserrín! No hay palabras para describir la desesperación que tuve. Y cuando lo reporté a las autoridades se rieron de buena gana por el cuento que me habían hecho.

Este buen comerciante nos «perdonó» la pérdida de la máquina; pero no tanto mi estupidez de vender una máquina de escribir por un costal de aserrín. Siempre que lo visitábamos en Lima me preguntaba si yo seguía vendiendo máquinas de escribir por aserrín.

Gracias a Dios por la generosidad de este amigo, que me sacó de apuros. No sé de dónde hubiera sacado dinero para pagar una máquina de escribir. Años más tarde yo le compré una máquina para hacer mi trabajo de redacción de las primeras “Perlitas”. Y con la ayuda que él nos dio para pagar parte del alquiler de la casa pudimos expandir el trabajo de publicación de estas historias para niños y otros materiales de enseñanza. Ahora estoy «reciclando» todo ese esfuerzo, que poco a poco está llegando a cada país de habla hispana.

Esta semana alguien llamada Eva se ha suscrito a este blog. ¡Bienvenida! Si todavía no te has suscrito, es muy fácil. Haz clic a la mano derecha bajo suscríbete. De esa manera te llegará automáticamente la historia, cada semana.

La historia de hoy inspira fe. Es de una niña que, junto con todo el pueblo, fue a un culto de oración para pedir lluvia; pero sólo ella llevó un paraguas para protegerse de la lluvia. Tenía fe de que so pedían lluvia, iba a llover. No es sorprendente que Jesús dijera:

“El que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él” (Marcos 10:15).

Haz clic para la historia:
La Perlita  – 75 La fe de Panchita

La historia en color:    75 La fe de Panchita color

Hoja para colorear:  75 Panchita

Agradezco a Claudia Domínguez por el dibujo de Panchita para ilustrar la historia.

Lee en http://entrecorazones.wordpress.com acerca de la siete Marías del Nuevo Testamento.

Read Full Post »