Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Provisión’ Category

Estoy emocionada; ha sido un día asombroso. Cuando servimos al Señor es muy interesante ver cómo Él guía nuestros pasos, como cada detalle es parte de su plan.

El primer jueves de mayo en los Estados Unidos es el Día Nacional de Oración. No lo había recordado; pero leí un mensaje en Facebook del hermano Franklin Graham que me alertó.

Como de costumbre, le había preguntado al Señor qué historia debía poner para esta semana. Tengo historias que están «en fila», esperando su turno. Una de las historias era acerca de Jorge Müller, con hermosos dibujos hechos por nuestro amado hermano Absalóm de Costa Rica.

Jorge Müller vivió hace 200 años. Albergó a más de 10.000 niños en los orfanatos que fundó. Es increíble, ¿verdad? Pero lo más increíble es esto: ¡lo hizo todo basado en la oración! Nunca pidió ayuda a nadie, sólo a Dios. Se levantaba temprano cada mañana para orar.

Te recomiendo de todo corazón que trates de conseguir una biografía sobre su vida. ¡Es una lectura asombrosa! Puedes buscar también información en internet. Busca por el nombre Jorge Müller. En Wikipedia hay algo de información; en YouTube hay videos.

El Señor Jesús dirigió mis pasos

Los jueves, normalmente no salgo, sino que me dedico a publicar la historia. Este día resultó diferente. Tuve que salir para hacer una diligencia para una amiga en Bolivia. Decidí aprovechar mi salida a la ciudad. Entre otras cosas, me toca renovar mi pasaporte.

Me vestí de lo mejor para lucir bien en la foto. Tenía que hacerlo en la oficina de correos. Había pedido indicaciones para llegar allá, y le pedí al Señor Jesús que me ayudara. Fui conduciendo por la calle que me habían indicado; al fin pensé que había ido demasiado lejos. Decidí dar la vuelta. Al cambiar de dirección pasó algo increíble. ¡Con el ojo derecho vi lo que buscaba! Allí estaba la oficina de correos, ¡justo frente a mí! «¡Gracias, amado Jesús!» El Señor me hizo dar la vuelta en el momento exacto.

Me emociona Jorge Müller

¿Por qué estoy emocionada? Estoy feliz porque en el Día de Oración voy poner una historia sobre un hombre que vivió y respiró oración. ¡Cómo quisiera que puedas leer la historia de su vida! Quisiera que todos nos inspiremos a confiar tan plenamente en Dios como lo hacía Jorge Müller.

Esta mañana, el Espíritu Santo trajo a mi mente la promesa de Jesús, que si pedimos algo en su nombre, lo hará.

De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré. Juan 14:12-14

Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho. 1 Juan 5: 14,15

Jorge Müller sabía que estaba haciendo la voluntad de Dios. Dios le había hablado de que abriera hogares para tantos niños huérfanos que había en Bristol, Inglaterra, así que podía venir con confianza ante el trono de Dios.

La historia de hoy es acerca de lo que pasó un día en que los niños vinieron a desayunar y las mesas estaban vacías. «Demos gracias a Dios por el desayuno», dijo Müller. Lee La Perlita y verás lo que pasó.

Titulé mi historia: «El desayuno del cielo». ¡Eso es lo que era!

Dios es el «Padre de los huérfanos», «la ayuda de los huérfanos».
Salmo 68:5; 10:14

Un día de oración diferente

Este ha sido un día de oración diferente y maravilloso. No es que haya estado de rodillas todo el día. La oración es eso; pero es mucho más. La oración es una relación con el Padre. Lo que el oxígeno es para el cuerpo físico, la oración es para la vida espiritual. No tenemos que pensar cada segundo: «Ahora tengo que respirar». ¡Acabas de hacerlo! ¡Es natural! Así funciona la oración en nuestra relación con el Padre. Es un compañerismo constante y maravilloso, en que «respiramos» nuestra preocupación por nuestros familiares y amigos. Hoy, uno por uno, han pasado por mi mente, como oración al Padre, individuos y familias que llevo en mi corazón. Tengo muchísimos que presento ante el trono de Dios.

Oré hoy con Cristina, nuestra excelente colaboradora en el Perú, y le dije que me sentiría feliz si pudiera tener un milésimo de la fe y dedicación de este hombre de oración. Él ha sido un ejemplo a seguir por muchos años. No es extraño que sienta que éste ha sido un maravilloso día de oración. Estoy admirada por lo que Dios hace. Toda la gloria sea para Él, que me ha llevado a poner hoy la historia de Jorge Müller. Es mi oración que sea una semilla que lleve fruto, así como produce fruto una semillita de mostaza, que se convierte en un árbol en que pueden anidar los pajaritos.

¡Que Dios aumente tu fe para que hagas cosas increíbles en su nombre!

Nuevas tarjetas para el Día de las Madres, en Caja de Ideas.

La Perlita 367

Historia: 367 El desayuno del cielo

Historia en color: 367 El desayuno del cielo color

Hoja para colorear: 367 Jorge Muller

Póster: 367 Poster Salmo 10_14

Láminas: Jorge Muller CO    Jorge Muller GR      Jorge Muller BN

Multimedia:  PPT Jorge Muller       PDF  Jorge Muller

Actividad: 367 Papá de miles

Respuesta:

Read Full Post »

Pienso que para festejar este mes de la Navidad, nada mejor que recordar el gran amor y cuidado de nuestro Padre celestial. Cuando Adán y Eva pecaron en el Edén, Dios pudo haberlos dejado a su suerte; pero en amor les hizo una gran Promesa, que se cumplió en Belén y que Jesús consumó en la Cruz.

He preparado un mensaje que se puede usar como enseñanza y también como representación, presentada por algunos adolescentes o jóvenes.

La Promesa

El material está en la página Programas de Navidad en la página de hermanamararita.com. Hay láminas para imprimir y también habrá un multimedia.

La historia de hoy cumbre una de las muchas hermosas promesas acerca de nuestro Padre, de que pongamos en Él nuestras preocupaciones, porque tiene cuidado de nosotros (1 Pedro 5:7). Seguramente muchas veces esa promesa te ha servido de aliento y consuelo.

1 Pedro 5 7

El niño de la historia necesitaba nuevos zapatos; pero sus padres no tenían dinero para comprárselos. Esta es una realidad que viven muchos niños en nuestros países. Para muchas familias la pobreza se hace más evidente en esta época. Doy gracias a Dios que muchas iglesias y organizaciones hacen su parte para aliviar el dolor de muchos niños. El niño de la historia obtuvo una hermosa respuesta a la oración y comprobó el cuidado de su Padre en el cielo.

¿Tienes un testimonio personal del cuidado de Dios en tu vida? ¡Cuéntalo a los niños! ¿Eres un padre de familia que está pasando por necesidad? Reúne a tu familia y oren juntos por lo que necesitan. Dios no les fallará. Él hace mucho más de lo que pedimos o imaginamos.

Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros, ¡a él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos! Amén. Efesios 3:20,21

Doy gracias a Dios por haber celebrado las 300 Perlitas. Ustedes, mis lectores, son el motivo de que sigo publicando estas historias. Hoy iniciamos la «carrera» hacia 400. Si Dios nos concede salud y vida, dentro de dos años llegaremos a esa meta. Por supuesto, muchas historias se van a repetir, ya que los que eran niños hace cuatro años ya son adolescentes y habrán llegado nuevos niños; pero siempre habrá nuevas historias, y las historias repetidas tendrán algo que las haga aparecer como «nuevas».

Fiestas 300

Si quieren ver fotos de las celebraciones de las 300 Perlitas, vayan a Caja de Ideas: cajaideas.wordpress.com

Estamos preparando la historia del zapatero Martín para hacer un video. Tendremos también láminas y multimedia. Las siguientes dos «perlitas» serán especiales para Navidad.

Deseo que cada uno de los padres de familia y los maestros que visitan cada semana esta página tengan un muy bendecido mes de diciembre.

Pepe y zapatosHaz clic para la historia: La Perlita

301 Nuevos zapatos para Pepe

Historias en color:

301 Nuevos zapatos para Pepe color

Hoja para colorear:

301 Dios cuida de mi

Póster: 301 Poster 1 Pedro 5_7

Actividad bíblica:  301 Dios cuida de ti

Respuesta:

301 Respuesta

Read Full Post »

Tenía hecho planes para festejar las 150 Perlitas; pero me ha atacado un virus, así que nada más que viene la historia, inspirada por mis nietos y el gatito Rascal, que significa Travieso.

Haz clic para la historia: 150 El gatito sin nombre

Historia en color: 150 El gatito sin nombre color

Hoja para colorear:  150 Travieso

Actividad: Nuestro buen Dios

Read Full Post »

Hubo un varón de Ramataim de Zofim, del monte de Efraín, que se llamaba Elcana hijo de Jeroham, hijo de Eliú, hijo de Tohu, hijo de Zuf, efrateo. Y tenía él dos mujeres; el nombre de una era Ana, y el de la otra, Penina. Y Penina tenía hijos, mas Ana no los tenía.
(1 Samuel 1:1,2)

Así comienza la historia en que se manifiesta el extraordinario amor de una madre y la maravillosa provisión de Dios. Antes que fuera madre, Ana había sido privada de tener hijos. «Su rival la irritaba, enojándola y entristeciéndola, porque Jehová no le había concedido tener hijos» (v. 6). Cuando cada año iban el templo en Silo para ofrecer sacrificios a Dios Ana lloraba, y no comía. Su esposo Elcana le preguntaba: «¿No te soy yo mejor que diez hijos? » (v. 8).

Dios ha puesto en el corazón de la mujer el deseo de la maternidad, y aunque Ana amaba a su esposo, y él le mostraba cuánto la amaba, había en ella un gran vacío, que sólo un hijo podía llenar.

UN VOTO HECHO A JEHOVÁ

Fue entonces que optó por derramar la amargura de su alma ante Jehová, «y lloró abundantemente» (v. 10). Ana hizo voto, y prometió a Dios que si le daba un hijo varón, ella lo dedicaría a Jehová todos los días de su vida.

Su oración fue larga y silenciosa; solamente movía sus labios. «Ana hablaba en su corazón» (v.13), y el sacerdote Elí pensaba que estaba embriagada. Pero no era eso; Ana había derramado su alma delante de Jehová. Y desde ese día ya no estuvo más triste.

LA IMPORTANCIA DE CUMPLIR LOS VOTOS

Muchas veces hacemos promesas a Dios, y cuando se cumplen nos olvidamos de los votos hechos. No así Ana. Para nunca olvidar que su hijo era una respuesta a su oración, le puso por nombre Samuel, diciendo: «Por cuanto lo pedí a Jehová» (v. 20).

Una madre puede imaginar los pensamientos que pasaron por la mente de Ana al ver a su pequeñito. Cada vez que pronunciaba su nombre, recordaba su oración a Dios y la promesa hecha de devolverlo al Señor. Después que lo hubo destetado, lo llevó a la casa de Jehová en Silo y cumplió su voto a Dios.

La Biblia nos da un detalle importante: «y el niño era pequeño» (v.24). No era un joven que Ana entregó al cuidado del sacerdote Elí, diciendo: «Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí. Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva, será de Jehová» (v. 27,28). ¡Era un pequeñito que Ana dejó en el templo!

En 1 Samuel 2:1-11 tenemos la hermosa oración de Ana, que muestra el gozo que ella sintió al dar su ofrenda: su primogénito. Como era estéril, no tenía esperanzas de tener otro hijo, pero gozosamente entregó a su «Samuelito» a Jehová.

«Samuel ministraba en la presencia de Jehová, vestido de un efod de lino. Y le hacía su madre una túnica pequeña y se la traía cada año, cuando subía con su marido para ofrecer el sacrificio acostumbrado» (2:18,19). ¡Con cuánto amor habría confeccionado Ana las túnicas para su hijo!

Dios tuvo misericordia de esta mujer tan sincera y desinteresada en su amor al Señor y le dio otros tres hijos y dos hijas. «Y el joven Samuel iba creciendo, y era acepto delante de Dios y delante de los hombres» (2:26).

UN FIEL PROFETA DE DIOS

En el capítulo tres tenemos la historia muy conocida de cuando Dios llamó al joven Samuel y le habló en el silencio de la noche. Tal vez él ya era adolescente cuando respondió al llamado de Dios: «Habla, porque tu siervo oye» (3:10).

«Y Samuel creció, y Jehová estaba con él, y no dejó caer a tierra ninguna de sus palabras. Y todo Israel, desde Dan hasta Beerseba, conoció que Samuel era fiel profeta de Jehová» (3:19,20).

Dije al principio que en esta historia se manifiesta el extraordinario amor de una madre. Cualquier madre sabe cómo es la angustia de su corazón si tiene que partir con alguno de sus hijos. Ana, gozosamente, entregó lo más preciado al servicio de Dios. Es natural que hubiera sentido una enorme angustia al dejar a su pequeñito. Por otro lado, ¿cómo se habrá sentido Samuel? Posiblemente muchas veces su madre le había explicado acerca de su promesa y que él era un niño que ella había dedicado a Dios.

DIEZ MIL ALMAS POR SAMUEL

Esta es la historia de otro Samuel. Años atrás, Rees y Elizabeth Howell, misioneros en África, hicieron un sacrificio muy doloroso. Cuando ellos fueron llamados a la obra misionera, debido a las circunstancias en aquellos tiempos, no era conveniente que llevaran consigo a su hijo Samuel. Unos tíos se ofrecieron para criar al niño. El Señor les mostró la recompensa que les daría, y dijo: «Por todo lo que ustedes sacrifiquen por mí, la cosecha será del ciento por uno, y por este sacrificio les daré 10.000 almas en África.»
Durante los seis años que pasaron los esposos Howells en África hubo un avivamiento tal que la promesa de 10.000 almas se cumplió. A veces este misionero tenía que predicar a través de tres intérpretes, porque había tantas tribus. Habían pagado el alto precio de estar separados de su hijo; pero nada de lo que sacrificamos nosotros se puede medir con el Calvario.
Lo más cercano al corazón de nuestro Salvador es la salvación del mundo. ¡Nada vale más! Él nos necesita en su obra para alcanzar a los perdidos. El mayor sacrificio de Rees y Elizabeth Howells fue su hijo Samuel. Dios los premió con 10.000 almas.

¿Cuál fue el «premio» de Ana? ¡Su hijo Samuel fue fiel profeta de Jehová!

«No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad» (3 Juan 4) escribió el apóstol Juan.

JEHOVÁ-JIREH

«Dios provee» he puesto como título de la hoja para colorear de esta semana. Ayer una amiga me trajo esto al recuerdo, que Dios es Jehová-Jireh, el Dios que provee. El gran deseo de Ana fue de tener un hijo. Dios oyó su oración.

En cualquiera que sea tu necesidad, confía en Jehová-Jireh. Dentro de un mes voy a hacer un viaje para visitar a mi padre. Para ese viaje he puesto como lema: Jehová-Jireh. He comprado un cuaderno para llevar un diario de las maravillas que Dios hará en ese viaje, y el título es: Jehová-Jireh. ¿Qué pide Jehová-Jireh de mí? ¿Qué pide de ti? Lleva tu propio diario de las maravillas que hace Jehová-Jireh en tu vida.

«¿Y qué pide Jehová de ti? Solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios» (Miqueas 6:8).

No olvides que si has hecho una promesa a Dios, tu deber es cumplirla.

OTRO NIÑO QUE VIVÍA EN EL TEMPLO

La historia de hoy es de un niño que vivía en el templo, en la Casa de Oración en Huancayo, Perú. La responsabilidad de su madre era cuidar el templo y hacer la limpieza.

Dios se interesa por los detalles de nuestra vida y cumplió un gran deseo que tenía esta niño de comer pollo a la brasa.

Haz clic para la historia:  148 Pollo a la brasa

La historia en color: 148 Pollo a la brasa color

Hoja para colorear: 148 Dios provee

Hoja de actividad: Pedido a Dios

Repuestas:

Fotos del templo donde vivía Saúl con su madre y su hermana. La niña con la Biblia es Ana María, hermana de Saúl. En el gráfico (centro inferior) marcábamos la asistencia semanal.

Read Full Post »

La historia de esta semana me ha traído gratos recuerdos de los días en Perú y Bolivia cuando íbamos a la panadería de la esquina a comprar pan fresco mañana y tarde. Se me hace agua la boca al pensar en esos deliciosos pancitos que untábamos con mantequilla y dulce de leche. Ahora vivo lejos de una panadería y esa fragancia tan característica de pan recién horneado no es más que un grato recuerdo.

El niño de la historia de hoy estaba cansado de comer pan todos los días; era su cumpleaños y quería comer pasteles. Pero cuando su padre le explicó cuánto esfuerzo de muchas personas había en cada pancito, comió pan con gusto.

Jesús nos enseñó a pedir el pan de cada día. Cuando el pueblo de Israel vagó por cuarenta años en el desierto Dios les proveyó cada día el pan necesario, ni más ni menos. Dios sigue siendo nuestro Proveedor y suple cada día lo necesario. Aprendamos a confiar en Él CADA DÍA. No debemos afanarnos por «mañana» porque basta a cada día su propio afán. (Véase Mateo 6:25-34.)

Esta es una buena oportunidad para enseñar a los niños acerca de nuestro amoroso Padre y su misericordiosa provisión diaria. También es importante que aprendan a ser agradecidos.

Agradezco a Cristiana Álvarez por el dibujo del niño con el pan y a un Tomás (a quien no conozco) por el dibujo del plátano (banana le dicen otros).

Un pan de la selva es el plátano, otro es la yuca. Recuerdo la primera vez que fui en un viaje misionero al interior de la selva peruana en compañía de mi padre. Allí no conocían el pan y comían yuca. Fue muy difícil para mí acostumbrarme a la yuca. ¡Ahora me encanta! Pero tengo que abstenerme de comerlo muy a menudo porque el almidón que contiene no es bueno para el problema que tengo en mis pies.

A los que pueden ir a la panadería de la esquina a comprar pan caliente, recién salido del horno, ¡los envidio! Por supuesto, con una envidia «santa». ¿Hay envidia santa? ¡Cómo quisiera acompañarlos y comprar toda una bolsa de pancitos calients!

Ahora bien, disfruten de la historia y del ejercicio acerca de pan en la Biblia. Les anticipo que estoy a medio camino de ofrecerles una nueva serie de lecciones, intitulada «En las pisadas de Jesucristo el Hijo de Dios». Las lecciones de la Vida de Jesús ya están completas con sus hojitas para colorear y dibujos para repasos. Visiten http://hermanamargarita.com

Haz clic para la historia: La Perlita 116 — El pan de cada día

La historia en color: El pan de cada día

Opciones para hojitas de colorear:

1. El pan diario

2. Pan de la selva

Actividad para los niños mayores: Pan en la Biblia

Respuestas:

Read Full Post »

Soy una de las personas más privilegiadas del mundo. ¿Por qué? Porque tengo un padre cristiano. Y no cualquier padre, sino un padre que me ha guiado por los caminos de Dios y a quien considero un héroe de la fe. Me faltan palabras para agradecer a Dios por este privilegio.

En la mayoría de los países de América Latina se celebra el Día del Padre el tercer domingo de junio. Aprovecho esta oportunidad para saludar a los papás que visitan esta página. Deseo a cada uno la ayuda y bendición de Dios para que sean «el mejor padre del mundo».

Ser padre es un gran privilegio y a la vez una gran responsabilidad. He preparado una hoja con algunos consejos. Es adaptación de un artículo que publiqué en Huancayo, Perú, cuando teníamos el «Año del Hogar». Cada mes abarcábamos un tema diferente relacionado con el hogar. Lamentablemente, no tengo la fuente original de donde saqué la información para dar crédito a quien lo merece. Toda la gloria sea a nuestro buen Dios y Padre celestial.

Haz clic aquí para el artículo: Padre, tu ejemplo se ve.

Sería ideal hacer copias para repartir a los padres que hay en tu congregación. 

La historia de esta semana muestra el amor y cuidado de nuestro Padre celestial. Es especialmente útil para animar a los que están pasando por tiempos difíciles, para que pongan sus preocupaciones en las manos de Dios, porque Él tiene cuidado de nosotros.

Haz clic para la historia: 84 Zapatos para Pepe

Historia en color: 84 Zapatos para Pepe color

Hoja para colorear

Para los niños que no tienen padre, o que tienen un padre abusivo, puede ser difícil comprender el amor de Dios. Nos toca a nosotros mostrarles a través de nuestra vida cuán maravilloso es nuestro Dios. A continuación dos versículos que confortan a todo nuestro ser, en varias traducciones:

Salmo 91:1-2, Reina-Valera 1960
El que habita al abrigo del Altísimo
Morará bajo la sombra del Omnipotente.
Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío;
Mi Dios, en quien confiaré.

Salmo 91:1-2, Nueva Versión Internacional
El que habita al abrigo del Altísimo
se acoge a la sombra del Todopoderoso.
Yo le digo al Señor: «Tú eres mi refugio,
mi fortaleza, el Dios en quien confío.»

Salmo 91:1-2, Dios Habla Hoy
El que vive bajo la sombra protectora
del Altísimo y Todopoderoso,
dice al Señor: “Tú eres mi refugio,
mi castillo, ¡mi Dios, en quien confío!”

Salmo 91:1-2, Traducción en lenguaje actual
Vivamos bajo el cuidado
del Dios altísimo;
pasemos la noche bajo la protección
del Dios todopoderoso.
Él es nuestro refugio,
el Dios que nos da fuerzas,
¡el Dios en quien confiamos!

Salmo 91:1-2, Nueva Traducción Viviente
Los que viven al amparo del Altísimo
encontrarán descanso a la sombra del Todopoderoso.
Declaro lo siguiente acerca del SEÑOR:
Sólo él es mi refugio, mi lugar seguro;
él es mi Dios y en él confío.

Si quieres estudiar la Biblia, inscríbete en Facebook, bajo Escuela Bíblica Pentecostal.

Para materiales de enseñanza: http://hermanamargarita.com/

Artículos de mujer a mujer en: http://entrecorazones.wordpress.com/

Read Full Post »

Dios provee

Al escribir la historia de hoy recordé la provisión milagrosa de Dios en nuestro ministerio cuando tuvimos necesidad de un mini-bus. Era una época en Perú cuando había problemas con la importación. Necesitábamos un Volkswagen y sólo permitían la entrada de unos cuantos del Brasil. El año era 1974 y habíamos regresado de una visita a nuestro país, Suecia. Los hermanos nos habían dado ofrendas para comprar el vehículo, pero ¿de qué valía si no había uno disponible?

 

Nuestras hijas Evita y Carina frente al mini-bus milagroso

No recuerdo los detalles; pero un día mi padre nos trajo las nuevas. Uno de los concesionarios en la ciudad de Huancayo había recibido una cuota de… ¡dos mini-buses Volkswagen! El milagro fue que se nos asignó a nosotros uno de esos vehículos. De inmediato le dimos nombre al bus: «Dios provee».

¡Jehová-jireh era y es nuestro Proveedor! (Génesis 22:14)

En Génesis 22:7-8 tenemos la conversación entre padre e hijo, aquella vez cuando Dios pidió a Abraham que hiciera el más grande sacrifico de su vida. Debía ofrecer a Dios el hijo de la promesa.

Entonces habló Isaac a Abraham su padre, y dijo: «Padre mío. » Y él respondió: «Heme aquí, mi hijo. » Y él dijo: «He aquí el fuego y la leña; mas ¿dónde está el cordero para el holocausto? » Y respondió Abraham: «Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío.»

Imagina la feliz conversación que tuvieron padre e hijo al volver a casa después de que Dios hubiera provisto el carnero para el holocausto. Por siempre Isaac llevó consigo el legado de fe de un padre obediente, y pasó esa herencia a sus descendientes. «Por la fe bendijo Isaac a Jacob y a Esaú respecto a cosas venideras» (Hebreos 11:20).

Fue el ejemplo de Abraham que me inspiró a nombrar «Dios provee» al vehículo. Ese mini-bus fue un gran «siervo» en nuestro ministerio de literatura y radio. Dios sabe lo que sus hijos necesitan, y de maneras que parecen imposibles, Él provee.

La historia de hoy nos recuerda que Dios es «Padre de huérfanos y defensor de viudas…» (Salmo 68:5). Una viuda debía proveer para sus ocho hijos, algo que muchas veces era duro y difícil. Una vez cuando estuvo llorando porque se le había acabado el dinero y le quedaba sólo un poco de harina, su hijo menor le dijo: «Mamá, ¿no crees que Dios oye cuando la cuchara raspa el fondo del envase?»

Dios oyó y Dios proveyó. Él también oye cuando tu cuchara «raspa el fondo del envase». Desde la muerte de mi esposo me aferro a la promesa del salmo mencionado arriba. Hace años cantábamos un coro que decía:

Dios sabe mi nombre,
Dios sabe quién soy.
Dios sabe donde vivo.
Dios sabe donde estoy.

Nuestro buen Dios está tan interesado en nosotros que además de saber nuestro nombre hasta ha contado los cabellos de nuestra cabeza.

Lucas 12:4-7
Mas os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más pueden hacer. Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed. ¿No se venden cinco pajarillos por dos cuartos? Con todo, ni uno de ellos está olvidado delante de Dios. Pues aun los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues; más valéis vosotros que muchos pajarillos.

Espero que esta historia te inspire mayor confianza en nuestro poderoso Dios. Él te conoce y sabe tu necesidad. Créelo de todo corazón y enseña esto a los niños.

Haz clic para la historia: 81 Dios escuchó cuando la cuchara
Dios escuchó cuando la cuchara raspó
el fondo del envase

La historia en color: 81 Dios escuchó cuando la cuchara color

Hoja para colorear: 81 Dios provee

Read Full Post »