Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Jericó’

Primeramente quiero agradecer a todos los que me han apoyado en oración, y muchas gracias a los que me han escrito saludos. Me siento mejor, por el favor de Dios.

Les cuento que fui a hacerme cortar el cabello; me lo corta una «anciana» como yo (también con corazón joven), la madre del pastor de la iglesia a donde asisto. Las mujeres que van a la peluquería saben que allí se conversa y que la peluquera/estilista se entera de muchas cosas. Llegué cuando ya no había clientes así que pudimos conversar libremente. Luego ella hizo una oración poderoso por mí. A ella y a todos ustedes les agradezco de corazón.

La conquista de Canaán

Ahora quiero hablarles de un tema que puede surgir al estudiar el libro de Josué. Estamos tratando la conquista de Canaán. Es un poco conflictivo, porque a la vez que Dios dio a los israelitas (y a nosotros) el mandamiento de no matar, ellos tuvieron que conquistar ciudades enteras y exterminar a todos. No puedo hablar en nombre de Dios porque sólo Él sabe el motivo; pero la única forma de que ellos recibieran su tierra, que les correspondía desde tiempos de Abraham, era que la conquistaran. Creo que el motivo de que debían exterminar a los habitantes era para que el pueblo no se mezclara con las prácticas paganas de adorar dioses falsos. Los habitantes de Canaán eran muy idólatras. Es posible que surjan preguntas y necesitamos estar preparados.

Los Diez Mandamientos rigen y Jesús nos dio un nuevo mandamiento, que nos amemos unos a otros como Él nos ama (Juan 13:34,35). Los otros mandamientos son que amemos a Dios de todo corazón y a nuestro prójimo como a nosotros mismos (Mateo 22:37-40).

El acontecer del Antiguo Testamento no justifica quebrantar las leyes de Dios. No creo que fue fácil para Josué llevar a cabo la conquista. El Señor varias veces lo animó que se esforzara y no temiera. Su trabajo comenzó con la conquista exitosa de Jericó. Lee Josué 6.

El sufrimiento de Job

A veces el llamado de Dios es nuestra vida no es fácil. Estoy leyendo ahora acerca de Job. No creo que alguien jamás haya sufrido tanto como él. Dios había bendecido su vida; pero de un día para otro lo perdió todo. Perder su ganado no fue nada en comparación a la pérdida de sus hijos; después perdió la salud. Llegó a tal estado de miseria que su esposa le dijo: «¡Maldice a Dios y muérete!»

Vinieron sus amigos, y no pudieron consolarlo. Nadie sabía el motivo de las desgracias, el cual encontramos en el primer capítulo del libro de Job.

Si estás pasando por alguna prueba que no entiendes, busca fortaleza en el Señor porque Dios sabe todas las cosas. ¡Cuántas veces Job se habrá preguntado por el motivo de su sufrimiento! Tenía dolorosas plagas desde la panta de los pies hasta la coronilla. Estaba sentado en medio de las cenizas y se rasgaba con una teja. Siete días estuvieron sentados con él sus amigos, sin decirle nada, porque veían cuán grande era su sufrimiento.

Sus amigos estaban seguros de que Job había pecado y que lo que le pasaba era castigo de Dios; pero Job mantenía su inocencia. Lee Job 19:25-27 y verás la seguridad que lo mantenía firme. Lo mismo digo yo: «¡Sé que mi Redentor vive!»

La fecha de la Pascua

Josué y los valientes guerreros conquistaron Jericó porque siguieron las instrucciones de Dios al pie de la letra. Rahab se salvó juntamente con su familia porque siguió las instrucciones de los espías.

Un dato interesante es que después de cruzar el Jordán, y antes de conquistar Jericó, celebraron la Pascua. El mes primero y el día 14 celebraron esta fiesta al huir de Egipto. Después de cuarenta años de vagar en el desierto llegaron a la Tierra Prometida, y celebraron la Pascua el primer mes y el día 14. Después cesó el maná. Léelo en Josué 5:10-12.

Dios es fiel. Confiemos en sus misericordias que son nuevas cada mañana. Grande es su fidelidad. Lee Lamentaciones 3:22-25.

Un fuerte abrazo de una «tía» que los quiere a cada uno con todo su corazón. Les deseo las más ricas bendiciones. Doy una calurosa bienvenida a los que se han inscrito últimamente. Ya estamos llegando a 2.000 suscripciones (contando también el Club Perlita). ¡Gloria a Dios!

Eleazar y Eliab

El motivo de que he puesto a Eleazar y Eliab en medio del desfile alrededor de Jericó es para mostrar la belleza de las distintas generaciones haciendo juntos la obra de Dios. A los que son abuelos les animo a dedicar todo el tiempo que puedan a sus nietos; es la mejor herencia que pueden dejarles. Me imagino a unos muchachitos de esa época que con alegría y orgullo marchaban alrededor de Jericó tomados de la mano de su abuelo. A los padres animo a criar con amor y dedicación a Dios a sus hijos.

La Perlita 419

Historia:  419 La conquista de Jericó

Historia en color:  419 La conquista de Jericó color

Hoja para colorear para escoger:

1 por hoja: 419 1B    419 1A    2 por hoja:  Eliab y Eleazar     Las murallas

Póster:  419 Poster Hebreos 11_30

Tarjetas bíblicas:  TB Hebreos 11_30   A4:  TB Hebreos 11_30 A4

Láminas:  419 Láminas CO     419 Láminas GR    419 Láminas BN

Multimedia:  PPT:  419 La conquista PPT    PDF:  419 La conquista PDF

Actividad:

1 por hoja:  419 Actividad grande    2 por hoja:  419 Caen las murallas

Respuesta: todas las respuestas son 7.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Read Full Post »

La historia de hoy tiene que ver con un niño inválido y lo que pasó cuando las fuerzas de Napoleón Bonaparte invadieron a Rusia. No recuerdo de dónde conseguí esta historia ni puedo dar fe a que haya sucedió exactamente como la refiero; pero lo que sí puedo decir con toda seguridad es que Dios es nuestro protector.

Para leer acerca de Napoleón Bonaparte, recurre a Wikipedia.

En Jericó, Dios hizo derrumbar los muros de la ciudad para dar acceso al pueblo de Israel, cuyo deber era conquistarlo. (Josué 6) En la historia de hoy, Dios cubrió de nieve una pequeña cabaña para proteger a un niño inválido de los soldados invasores.

  • Cuando uno de sus siervos desobedientes fue lanzado al mar embravecido, Dios en su misericordia mandó un inmenso pez para que lo tragara y así le preservara la vida. (Jonás)
  • Cuando tres jóvenes valientes rehusaron adorar la estatua de oro del rey Nabucodonosor y éste los mandó arrojar al horno de fuego, el Señor los protegió y los acompañó en medio de las llamas. Cuando el atemorizado rey los mandó sacar de allí, ¡ellos ni siquiera olían a humo! (Daniel 3)
  • Cuando su siervo Daniel prefirió ser echado al foso de leones antes que obedecer el edicto del rey y dejar de orar a su Dios, el Señor mandó a su ángel a que cerrara la boca de los leones y Daniel durmió tranquilo entre esas enormes bestias conocidas como reyes de la selva. (Daniel 6)
  • Cuando el pueblo de Israel se vio ante el Mar Rojo, perseguido por el faraón y su numeroso ejército, Dios abrió el mar, convirtiendo el agua en dos murallas entre las cuales el pueblo pasó confiadamente; luego esas “murallas” cayeron sobre el enemigo ahogándolos a todos. (Éxodo 14)
  • Cuando Nehemías oyó de la gran afrenta y humillación de Jerusalén, y los muros derribados, decidió que con la ayuda de Dios remediaría la situación. ¡Y lo hizo! A pesar de las amenazas del enemigo, en cincuenta y dos días reedificaron el muro. (Nehemías 6:15)
  • Cuando el recién convertido Saulo predicaba vigorosamente la Palabra en Damasco, y los judíos se pudieron de acuerdo para hacerlo desaparecer, los discípulos lo bajaron en una canasta por una abertura en la muralla de la ciudad. (Hechos 9:22-25)
  • Cuando el valiente pastorcillo de Belén se enfrentó al gigante Goliat, que tenía a todos amedrentados, lo venció en el nombre de Jehová de los ejércitos y una piedrecilla de su honda (1 Samuel 17).

Salmo 46:1
Dios es nuestro amparo y fortaleza,
Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.

Es verdad que Dios es nuestro protector; pero no siempre nos protege del peligro, aunque siempre en el peligro.

Isaías 41:10; 43:1-3
No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. Porque yo Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador.

Esta es la preciosa verdad que debemos enseñar a nuestros hijos, y a nuestros alumnos. Nunca dudemos del poder protector de nuestro Dios. Aunque pasemos por desastres, tengamos la certeza de que en medio de la angustia, nuestro poderoso Dios y Salvador está con nosotros.

Haz clic para la historia:

144 La pared de proteccion

Historia en color: 144 La pared de proteccion color

Hojas para colorear: Dios nos protege

Actividad: Dios me protegió

En esta actividad hay dibujos y citas bíblicas para ayudar a los niños a descubrir quiénes se refieren las frases dadas como clave.

Respuestas: Noé, Daniel, Jonás, David, Elías, Pablo y Silas, Pablo, y José.

Read Full Post »