Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Jesús y los cambistas’

¿Es pecado enojarse? El enojo no es pecado; pero sí lo es cuando no lo controlamos. Imagínate la «ira santa» que sintió Jesús al entrar al Templo y ver los cambistas que habían convertido la Casa de Oración en una cueva de ladrones. ¡Con qué furor y sentido de indignación habrá volcado las mesas de los que cambiaban dinero y los puestos de los que vendían palomas! (Mateo 21:12,13) El lugar donde se debía ofrecer santa adoración a Dios se había convertido en un mercado.

La historia de hoy es de un niño que tenía muy mal genio y la lección que le enseñó su padre, para que dejara de herir con sus explosiones de ira.

Éstos son algunos pasajes que he escogido para la actividad bíblica, de la versión Nueva Traducción Viviente. Vale la pena tomarlos a pecho:

Cuida tu lengua y mantén la boca cerrada, y no te meterás en problemas. Pr 21:23NTV

Los necios dan rienda suelta a su enojo, pero los sabios calladamente lo controlan. 29:11

La respuesta apacible desvía el enojo, pero las palabras ásperas encienden los ánimos. 15:1

Además, «no pequen al dejar que el enojo los controle». No permitan que el sol se ponga mientras siguen enojados, porque el enojo da lugar al diablo. Efesios 4:26,27

Hay un refrán que dice: «La lengua del mal amigo, más corta que el cuchillo.» Los amigos son regalos de Dios. Venimos al mundo desnudos, sin nada en las manos. Nos reciben manos cariñosas; nos da la bienvenida una familia… de allí desarrolla nuestra vida. Como expresó en antiguo patriarca Job: «Desnudo salí del vientre, y desnudo he de partir…» Nada trajimos, nada llevaremos… Pero podemos guardar tesoros en el cielo, que estarán esperándonos cuando lleguemos al hogar eterno. ¡Qué maravilla!

Proverbios  29_11¡Cuidado con el enojo! es el título para la actividad bíblica. Muchas veces nos enojamos y herimos con palabras. Gritamos e insultamos. Tengo un triste recuerdo de una vez que grité a unos amigos. Sé que me han perdonado; pero el recuerdo queda allí… no se borra. Eso es lo que el padre de la historia de hoy quiso enseñar a su hijo. Hay otro refrán, que dice: «Somos dueños de lo que callamos y esclavos de lo que hablamos.» Salomón dijo: «El que refrena su boca y su lengua se libra de muchas angustias.»

«La blanda respuesta quita la ira.» Con palabras dulces podemos desarmar cualquier ataque de furia. Mis queridos hermanos y amigos, seamos cuidadosos con el manejo del enojo. Dios nos ha dado un espíritu de dominio propio. Justamente sobre ese tema me toca trabajar esta semana.

No sé si les he contado que hago una traducción de material para niños huérfanos. Con el «fruto» de ese trabajo consigo los dibujos que tengo en estas historias y en los materiales de enseñanza. ¡Gloria a Dios por esta provisión! Hermanamargarita.com es una obra de amor. Cada semana, cuando publico La Perlita, levanto mis manos al cielo y digo: «Señor, esta es mi ofrenda de amor.» ¡Cuánta alegría siento de poder ofrecer algo a mi Maestro, que ha dado todo por mí!

Esta semana el tema es el dominio propio. Les comparto el resumen de una historia que he traducido, que va muy bien con el tema de hoy (material de DC Cook):

Eduardo, un predicador viajero, estuvo de visita en un hogar, cuando, de repente, la puerta se abrió de golpe y entró un hombre grandote, muy enojado.

–¡Tú! –dijo, señalando a Eduardo–. Tú eres el que engañó a mi hijo y le robaste. ¡Te voy a matar por haberlo lastimado de esa manera!

El hombre amenazó a Eduardo, y le reto a un duelo, que generalmente terminaba en la muerte de uno de los combatientes.

–Yo no quiero pelear –dijo Eduardo–. No he hecho nada malo. No es mi culpa que tu hijo haya perdido su dinero.

Tuvo que aceptar el reto; pero según las reglas del duelo tenía derecho de elegir el arma para la lucha.

Eduardo salió al campo y señaló unos tallos de maíz.

–Vamos a pelear con estos tallos –dijo–. Eso va a resolver el desacuerdo.

–¿Qué? ¿Estás loco? –dijo el hombre que lo había desafiado–. ¿Qué armas son esas?

El hombre estaba muy enojado; pero al fin tuvo que echarse a reír.

–¡Qué tonto sería luchar con tallos de maíz! –dijo entre risas–. Tal vez me equivoqué al querer matarte.

Se le pasó el enojo. Ambos conversaron y llegaron a un acuerdo. Eduardo lo desarmó con su bondad.

Qué Dios nos ayude a ser luz y sal en este mundo. Nuestra «ira santa» debe dirigirse contra el pecado y la maldad. Esta página no es para entrar en política; pero si en algo seguimos las noticias vemos que la maldad solo va en aumento. Muchos de nuestros hermanos en Cristo han sido decapitados, castigados por creer en Jesús. Oremos por nuestros hermanos en la fe que son perseguidos.

Dios bendiga a cada padre y maestro en la enseñanza de esta lección sobre el control de la ira.

Elmes y la cercaHaz clic para la historia:
La Perlita 262 Elmer y el mal genio

Historia en color:
262 Elmer y el mal genio color

Hoja para colorear: 262 El enojo

Póster: 262 Poster Pr 29_11

Actividad bíblica:
262 Cuidado con el enojo Actividad

Respuestas: Pr 21:23; Ef 4:26ª; Pr 15:1; Ef 4:26b; Pr 29:11

 

 

 

 

 

 

 

Read Full Post »